adaptación

Cuando llega el final… 24/05/2014

Varias situaciones se dan a final de cada temporada cuando éstas llegan a su final. La mayoría de equipos llegan con los “deberes por hacer”, por lo que todos los años se dan esas tardes de transistores tan emocionantes para los aficionados, sin embargo, muy pocos son los que llegan con la tranquilidad de haber cumplido con los objetivos propuestos a principio de temporada.

Unos objetivos que según avanza la temporada se pueden ver modificados, bien para aspirar a cotas mayores o bien por eludir el descenso que sería la peor de las noticias para un club. En ese cambio de objetivos, marcados por los resultados obtenidos, tanto para bien como para mal se ven modificadas las creencias, expectativas, actitudes y sobre todo los comportamientos individuales y grupales que influyen en el rendimiento. Todo esto, afecta en gran medida al esfuerzo, la implicación y al estado emocional en el que se encuentran.

La principal implicación que esto conlleva es un cambio en la percepción que tienes de tu propia capacidad para lograr con éxito las nuevas exigencias. La mejor manera de afrontar estos cambios es desde la ilusión, el esfuerzo, el trabajo colectivo y la ética, disputándolos y arrebatándoselos al rival.

Mientras hay vida hay esperanza

En este sentido no siempre ganan los “mejores”, sino los que nunca dejan de creer y trabajan más y mejor, sobre todo los que mejor gestionan la exigencia y la dificultad. En esos momentos y partidos decisivos no hay lugar a la duda. Sólo cabe la inteligencia y la determinación de ir a por lo que quieres y hacerlo tuyo.

Para todos esos equipos que se encuentran en dicha situación, mientras hay vida hay esperanza, todos ellos pueden salir airosos con actitud positiva y teniendo muy presente que nadie les ha regalado la oportunidad que tienen en éstas últimas jornadas, por mucho que las expectativas iniciales se hayan visto modificadas.

Aquellos que mejor equilibrio emocional tengan y mejor se adapten a su nueva exigencia conseguirán lo que desean. A los aficionados sólo nos queda esperar que nuestros equipos aprovechen dicha oportunidad. Al fin y al cabo, esa es la esencia del deporte, siempre que haya un vencedor también habrá un vencido.

@fran_batista_
Psicólogo Deportivo

Hacer un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos con * son obligatorios.